jueves, julio 26, 2007

(palabras de otros )
Federico García Lorca me habla al oído con palabras pronunciadas en papel de 1929. Me habla en la madrugada mientras el viento calla y los gatos de los suicidas han perdido algunas vidas. Cruzo la línea de calendario que divide un miércoles de un jueves y sigue siendo para mi esta misma hora discreta en la que dormir es un verbo ajeno que otro conjuga. Mi memoria se parece a mi olvido, es decir, no me abandona y el tesoro de mis ojos son los paisajes que he visto. Un nombre siempre será conjura contra el silencio. Sé que estoy vivo aunque el espejo insista en reflejarme como un muerto. García Lorca me ha visto desnudo con sus ojos de ausencia, yo me miro desde afuera y sin piedad, ya llega la luz del alba y en algunos lugares sigue siendo noche. También he sentido húmeda la mirada y mis dedos han salido a cazar algunas lágrimas en el rostro... nunca había visto sangre más transparente entre mis manos. Nunca.
Colombian people, southamerican dream, transmitiendo desde el país del sangrado corazón de jesús.
CIUDAD SIN SUEÑO (NOCTURNO DEL BROOKLYN BRIDGE) -Federico García Lorca-
No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie. No duerme nadie. Las criaturas de la luna huelen y rondan sus cabañas. Vendrán las iguanas vivas a morder a los hombres que no sueñan y el que huye con el corazón roto encontrará por las esquinas al increíble cocodrilo quieto bajo la tierna protesta de los astros.
No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie. No duerme nadie. Hay un muerto en el cementerio más lejano que se queja tres años porque tiene un paisaje seco en la rodilla; y el niño que enterraron esta mañana lloraba tanto que hubo necesidad de llamar a los perros para que callase.
No es sueño la vida. ¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta! Nos caemos por las escaleras para comer la tierra húmeda o subimos al filo de la nieve con el coro de las dalias muertas. Pero no hay olvido, ni sueño: carne viva. Los besos atan las bocas en una maraña de venas recientes y al que le duele su dolor le dolerá sin descanso y al que teme la muerte la llevará sobre sus hombros.
Un día los caballos vivirán en las tabernas y las hormigas furiosas atacarán los cielos amarillos que se refugian en los ojos de las vacas.
Otro día veremos la resurrección de las mariposas disecadas y aún andando por un paisaje de esponjas grises y barcos mudos veremos brillar nuestro anillo y manar rosas de nuestra lengua.
¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta! A los que guardan todavía huellas de zarpa y aguacero, a aquel muchacho que llora porque no sabe la invención del puente o a aquel muerto que ya no tiene más que la cabeza y un zapato, hay que llevarlos al muro donde iguanas y sierpes esperan, donde espera la dentadura del oso, donde espera la mano momificada del niño y la piel del camello se eriza con un violento escalofrío azul.
No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie. No duerme nadie. Pero si alguien cierra los ojos, ¡azotadlo, hijos míos, azotadlo!
Haya un panorama de ojos abiertos y amargas llagas encendidas.
No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie. Ya lo he dicho. No duerme nadie. Pero si alguien tiene por la noche exceso de musgo en las sienes, abrid los escotillones para que vea bajo la luna las copas falsas, el veneno y la calavera de los teatros.

15 comentarios:

  1. Marcela Mosquera11:32 a.m.

    Palabras que me despiertan, no importa que sea medio día. conviene leerte siempre. Me gustan tus palabras, vos sabés, son parte de ese conjuro para la memoria.

    ResponderEliminar
  2. eternidad es mi sueño, vamos viendo, que hay mucho que leer para despegar de este suelo...

    saludos

    ResponderEliminar
  3. angela8:37 a.m.

    … dormir es un verbo ajeno que otro conjuga…

    Esta canción también me sale

    Gracias por compartirla.

    ResponderEliminar
  4. Todos vivimos distintas soledades.
    La sangre -transparente o roja- termina por desgarrarnos finalmente aunque nos opongamos a ello con palabras, canciones o conjuros.
    No hay un estadio feliz.
    No existe un parque pleno.
    Todos sabemos que no son, pero seguimos vivos. O eso parece.

    ResponderEliminar
  5. Gabriel8:46 p.m.

    Estos dias aprendi que las plantas que producen bebidas espirituosas como el vino, el mezcal o inclusive algun tipo de viaje espritual (el peyote por ejemplo), son personas como nosotros. Esas plantas tienen poder y mientras mas han sufrido y mas estresadas han sido por la inclemencia del tiempo y el ambiente, mas fuerza toman... son capaces de sobrevivir contra todas las apuestas... esas plantas, las que sobrevivieron, son las mas poderosas, las que pueden cambiar la vida de alguien y permitir ver mas alla de lo evidente... esas son las plantas que valen la pena... el dolor da fuerza, la sangre derramada libera y cicatriza... vos sos de fuerza aunque las lagrimas parecieran denotar cansancio y debilidad... ojala pueda beber de vos cuando de tus manos haya desaparecido la sangre transparente que tanto te sorprende e impresiona.

    ResponderEliminar
  6. Además de genial poeta , García Lorca fue el dramaturgo más importante del 27. Pero sobre todo un ser humano muy sensible y especial, de ahí su creativa sencillez y profunda sensiblidad de sus obras. Gracias por traerle hasta aquí, me has hecho recordar cosas. Besos infinitos..

    "Pero yo te sufrí. Rasgué mis venas,
    tigre y paloma, sobre tu cintura
    en duelo de mordiscos y azucenas.

    Llena, pues, de palabras mi locura
    o déjame vivir en mi serena
    noche del alma para siempre oscura."

    (Lorca)

    ResponderEliminar
  7. mariaandreakronfly11:00 a.m.

    en estos días en que pienso más de lo que duermo, me alegra encontrarte en mi insomnio. mis noches también han traido lágrimas, contenidas desde aquella vez en que me acompañaste tanto tanto. la paz ha empezado a llegar con el perdón y la incertidumbre de volver, siempre volver. te veré para contarte, un beso siempre.

    ResponderEliminar
  8. Tal vez la fortaleza y la bondad del alma radique en el color de las lágrimas. En su densidad, en su transparencia. Y si no me equivoco en esto, el color de las tuyas podrá servir de patrón para medir la dulzura de muchos otros. Y cuando digo dulzura, digo también pánico y tristeza y vida. La única prueba contundente que me queda para saberme fuerte y anticipar una nueva esperanza, son mis habituales lágrimas color marrón.

    ResponderEliminar
  9. Insomne melancolico... sigue cantando

    ResponderEliminar
  10. "l armario está musgoso y he perdido la llave"

    grandioso Garcóa Lorca, nada más que decir, me llena de emoción, de una emoción antigua

    ResponderEliminar
  11. Anónimo9:44 p.m.

    "No estamos solos de los otros...estamos solos de si mismos"
    Qué llegue el "amor" y acompañe silenciosamente al insomnio.

    Mi.

    ResponderEliminar
  12. maravilloso
    maravilloso
    maravilloso

    me dejas sin palabras

    ResponderEliminar
  13. Otra vez por acá, Juan. Tratando de conjugar el verbo, un verbo, varios verbos...
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Si Juanito, la ciudad está sin sueño. Yo estoy sin sueño y tal vez vos... no se. No nos visitamos en sueños nunca. Me aburre un poco el insomnio porque la mente se desquicia y parpadear cada vez es mas extraño. Tal vez en una de esas noches, nos encontremos.

    ResponderEliminar
  15. "Dormir es un verbo que otro conjuga": me sale. Justo ahora.
    "Poeta en Nueva York" es uno de los libros más económicos que conozco: la mayor proporción de significación con los recursos más austeros. Grande, grande. Apenas conozco este blog y ya estoy queriendo seguir leyéndolo. Mucho. Ya está en mis favoritos.
    Grande, Juan.

    ResponderEliminar