sábado, agosto 25, 2012

Recordando el olvido

HÉCTOR ABAD GÓMEZ (25 AÑOS DESPUÉS DE SU ASESINATO)
Hoy se conmemoran 25 años del asesinato del médico Héctor Abad Gómez. Hay gente como él que cambió para bien la vida de muchos y serían tantos más si hubiera muerto como debía morir: de viejo. A Abad Gómez lo he conocido en voces de muchos que lo conocieron, en su Manual de Tolerancia y como tantos en el libro en que su hijo rindió homenaje y exorcismo a la tragedia familiar. En este blog en noviembre de 2006 escribí este texto en medio de la emoción y el dolor de leerlo. Est pasó en Medellín en día de la presentación del libro.
En memoria del olvido recupero aquí mis recuerdos:

miércoles, noviembre 22, 2006

El Olvido Que Seremos empieza a dejar recuerdos. La presentación del libro de dos veces Héctor Abad. Y contar que el corazón sabe recordar.
AYER
Ayer fue el bautizo de El Olvido que Seremos, el libro que nos saca de Amnesialand; ese lugar donde todos prefieren el olvido porque disipa lo malvivido. Ayer, después de haber cerrado las páginas de un libro que tengo abierto en el pecho me encontré con las líneas vivas de historias de muertos que, como dijo Abad recordando a Fernando González, no son ausencias sino presencias porque han estado vivos con vigor en labios de esa familia que escribe la palabra Dignidad con cada letra de decir Memoria.
Cuando Literatura y Realidad se encuentran el mundo gira de maneras extrañas y te cambia hasta las entrañas: lo que para alguien afuera de esta geografía y de los periódicos con los que crecí será una novela sobre las posibilidades e imposibilidades de ser humano, resulta ser la biografía de tantos que no se llaman Héctor Abad pero que podrían voltear a mirar escuchando este nombre porque esta también es su historia.
Ayer en la Torre de la Memoria, en la sala Manuel Mejía Vallejo todos estaban presentes (incluso los ausentes) celebrando la vida de poder contarnos esta historia que jamás debió ser escrita, porque jamás debió vivirse. Y volví a ver los rostros de tantos a los que leí allí entre frases que el valor, el cariño, el dolor y la tinta convirtieron en personajes de libro. Y me encontré con Héctor Abad Gómez y Marta Abad Faciolince entre hermosas canciones tristes de Coral y bellas melodías alegres del cuarteto que debió ser quinteto de Claudia Gómez, Pilar Posada y las demás que tenían cruzada una amiga en la garganta.
Ayer escuché el llamado a los Recuerdos de Mañana: cuando los pájaros sean algo que todos los cielos extrañen (Y el día esté lejano, advierte Barba Jacob) y tengo presente que el futuro es algo que ya empezó mientras en la presentación de aquel libro no respirábamos aire sino amor. El amor después del amor.
Ayer Héctor Abad Gómez lucía su última camisa blanca. Ayer Héctor Abad Faciolince vestía de negro pero no eran de luto su abrazo y su mirada. Y recordé que lloré en la librería apenas en la línea de empezar. Y esas lágrimas primeras que desde el epígrafe estuvieron conmigo dieron paso a sonrisas también en ciertos pasajes después de dejar cierta rabia atrás y al final me quedé con la sonrisa de saber que personajes entrañables como las que trae El Olvido... son personas nacidas del corazón y no de la imaginación. Como tantos sueños nacidos en Medellín, que es ciudad y también cicatríz.
Ayer estuve allí entre los tantos que ahora son, además, páginas de libro y los apretaba con cariño la misma mano que los escribió. Ayer recordé lo que el viento del olvido nunca se llevó: All We Need Is Love. 
*

miércoles, noviembre 01, 2006

El Olvido Que Seremos

Por estos días leo, qué digo leer, para ser sincero lloro de tristeza y de ternura mientras paso la mirada y los pensamientos sobre las líneas del libro El olvido que seremos de Héctor Abad Faciolince y que no es más que el retrato de un hombre amado por otro otro hombre; el amor del hijo por el padre. Una historia con final infeliz que empieza con recordarnos lo que ya sabíamos: a Héctor Abad Gómez lo matan y no fue el mayordomo. Esta novela que no es novela me lleva por esta ciudad que también es parroquia y a todo lo llama con nombre y apellido, polaroid de locura ordinaria es esta biografía del hijo contando al padre. En la solapa me hablan de Kafka visitado al revés en su Carta al Padre... yo recuerdo Big Fish, Invasiones Bárbaras, Adiós a Lenin, Historias Mínimas, Crash. El tono menor de las grandes historias es así.
El asunto, este libro, empieza con este epígrafe de Yehuda Amijai:
Y por amor a la memoria
llevo sobre mi cara la cara de mi padre
traigo aquí un poema publicado, años ya, en la revista Número...

MEMENTO
Por Héctor Abad Faciolince 

Mi padre era doctor y olía a limpio.
Me gustaba el recuerdo de su olor sobre la almohada cuando se iba de viaje,
y miraba hechizado cuando estaba en la casa su brocha de afeitar.
Con sus cuchillas, por tocarlas, por medirles el filo que raspaba sus mejillas, me corté muchas veceslas yemas de los dedos.
¡Esa sangre tan roja entre mis manos!
Por la mañana amabalas huellas de sus pies en las baldosas
y los rollitos de los calcetines dejados en el suelo,
y sus muchas corbatas en el clóset
tras el frasco de agua de colonia Roger Gallet, que alguna vez regué.
Nunca consideré si era feo o buenmozo
por mucho que los otros mencionaran su nariz de rabino y su cabeza calva.
No lo consideré, pero cuando mis ojos veían su semblante para mí era la calma.
Yo tocaba tambor en su barriga
y desde sus rodillas en las lentas mañanas del domingo rodaba piernas abajo por las espinillas.
Mi hermana un día lo hizo desmayar con un abrazo,
y él siempre a todos nos dejó aturdidos con la ventosa enorme de sus besos
y con el viento de sus carcajadas.
Mi padre recitaba poemas de memoria y me leía en voz alta el Martín Fierrobajo un árbol umbroso de Rionegro.
Todos los sábados se ponía un sombrero y en su rosal se hacía jardinero.
«Nací en el siglo XIII y campesino, no tengo otro abolengo».
Como era liberal, se decía cristiano y comunista porque amaba a los pobres,
porque sufría con el sufrimiento.
Mi padre vacunaba por las selvas, daba horas y horas y más horas de clase en la universidad y también en las cárceles, participaba en marchas de protesta
empuñando con furia sus pañuelos blancos
y publicaba artículos en los periódicos diciendo el nombre de los torturadores,
«capitán tal, sargento hijo de tal»,
denunciando secuestros, asesinatos y desapariciones.
Yo lo quería tanto que, de niño, había decidido morir si él se moría.
No lo cumplí de grande, hace unos años, cuando no se murió sino que lo mataron.
Aunque era manso, tal vez porque era manso lo mataron.
También era valiente y no envalentonado, era manso y valiente
porque estaba en peligro y no sentía miedo
y su única arma eran las teclas de una Olivetti azulo el azul de la tinta de un bolígrafo.
Eso ha tenido un nombre: resistencia.
Nunca entendimos que lo hubieran matado
ni que el traje con sangreque me entregaron en el anfiteatro
pudiera ser su traje con su sangre.
¡Nunca sangre tan roja entre mis dedos!
Había en los bolsillos un poema de Borges, «Epitafio»,
una lista de muerte con su nombre,
y una bala incrustada en el forro del cuello.
La bala fue una de las seis que lo mataron y no la conservamos;
los nombres de la lista fueron siendo borrados, en los meses siguientes, por los asesinos.
El poema decía:«Ya somos el olvido que seremos».
Y es verdad. A veces lo olvidamos.
Yo voy a recordarlo el día en que me muera.
(Caracas, viernes 26 de febrero de 1999)

viernes, agosto 10, 2012

Mariana Pajón

EN SUS BRAZOS EL ABRAZO DE UN PAÍS ENTERO


Oro y lágrimas. Oro y lágrimas. Oro y Lágrimas. Gracias Mariana Pajón. Pero no digo sólo su nombre. Digo Jackeline Rentería, Oscar Muñoz, Caterine Ibargüen, Oscar Figueroa, Yuri Alvear, Rigoberto Uran, Carlos Mario Oquendo y, claro, a la divina Marianita la vuelvo a nombrar. Gracias es un palabra muy breve para decir tanto. Ocho podios con bandera tricolor

y ese himno escuchado con el fervor del que entiende -ésa sonrisa campeona- el sentido exacto de cantar "el bien germina ya" reflejado en la medalla que brilla en el pecho de cada deportista que nos regaló orgullo y emoción.
Qué alegría haber vivido en la misma época de las medallas colombianas en Londres2012. Y vivir para contarlo.

jueves, agosto 09, 2012

i see dead people

JAIRO VARELA



Digamos que veo una foto de Jairo Varela en sus días de escuela en Quibdó. 
Digamos que la Sagrada Trinidad de la Salsa en Colombia está compuesta -compositores son- por Joe Arroyo, Jairo Varela y Fruko. 
Digamos que ser negro es un asunto que no sólo está en la piel. Digamos que una canción de cualquiera de los tres te hace negro de la cabeza a los pies. 
Digamos que ahora no voy a decir "tengo todos sus discos" como dicen tantos con los artistas recién muertos. La verdad no tengo ninguno, pero "Cielo de Tambores" está en un lugar exacto de mi infancia. Digamos que todavía lo escucho en mi memoria. Muchas canciones negras, niches, caminan conmigo.
Digamos que no hay diciembre sin Varela. Digamos que en mi casa tampoco es posible una carta al padre sin esa banda sonora que cuando dice Valle también dice Chocó.
Digamos que un niche en cualquier lugar del mundo a esta hora está cantando: "ahí vamos llegando, me voy acercando / no puedo evitar que los ojos se me agüen / tierra mía, pueblito donde nací".



sábado, agosto 04, 2012

CIEN METROS LLANOS



(a Don Luis)



La pista  de cien metros no terminaba jamás
                                    (iba hasta el horizonte y un poco más allá)
Lo veíamos recorrerla en pocos segundos, que era lo mismo que decir eternidad.
Era un tipo veloz.
Algunos le decían recordman, nosotros podíamos decirle papá.

Más alto, más fuerte, más lejos.
Cuando eres pequeño los héroes están en casa.

Amamos el olor de los uniformes deportivos
y correr a cielo abierto intentando ser él.

Luego crecimos. Buscamos medallas. Las encontramos.
Cambiamos de deportes. Y cambiamos de héroes también.

Cada cuatro años
aunque ya no está
me encuentro con él.

Cuando detuvo su carrera 
se sentó frente al televisor
                                         ante algún canal de apellido sports
Juntos veíamos a los demás triunfar y perder  
con esa mezcla de esfuerzo y dignidad, 
poesía 
que es una forma de respirar.

Cuando llegan las olimpiada bajo el volumen y en el silencio lo escucho hablar
con la pasión del que sabe lo que dice porque sus palabras conocieron ese sudor.

Él era tan veloz 
que corrió a irse 
antes que todos los demás.

La breve brisa de la muerte
desafía todos los cronómetros.

Todos somos, también, nuestras ausencias.


@lluevelove

miércoles, agosto 01, 2012

Olympia

UNA BANDERA EN EL PECHO



Es hermosa la generosidad de un deportista, es tan bella como su orgullo. El orgullo que siente y el orgullo que nos da. Una (otra) medalla olímpica que nos llena de emoción. Lleva en su espalda las ocho letras de escribir Colombia. Y en su pecho una bandera en la que le cabe un país entero. Todos los días nos enseñan, tanto, nuestros deportistas. Arigato Yuri Alvear, digo yo.