jueves, junio 10, 2010

(retrato & relato)
DESIERTO

Algo descubro de cierto al cruzar este desierto: juntar unas palabras no es lo mismo que decir algo. Y sumar silencios no calma la sed. Seco está el tintero. Seca el alma y el duelo. Todos los diccionarios son libros ajenos y las únicas letras que pueden significar algo son las cinco de escribir v a c i o. A veces, sometimes, qué abismo es uno mismo. Ya no encuentro ese lugar del que venían las historias que solía contar, aunque mejor lo admito; sí lo veo, pero tengo cierta imposibilidad para hacer un río con las gotas que me quedan.
Llueve, llueve, llueve. Y poca distancia queda entre los dedos al escribir invierno o infierno, la misma que alguna vez hubo entre un Tal vez y un Quizás.

No hay pánico a la hoja en blanco, todas las páginas están en llamas.

Un escritor que no escribe sabe bien que respirar no es lo mismo que estar vivo.

3 comentarios:

  1. Qué ganas dan de sumergirse y reencontrarse con pasados que ya no están...

    ResponderEliminar
  2. Eres un poeta. ¡Total!

    ResponderEliminar
  3. Juan!
    Como siempre tus palabras y entrelíneas llenan de sabrosura mis momentos...
    Cariños
    Chabela

    ResponderEliminar