miércoles, junio 08, 2011

(sin noticias de dios)

ANA FABRICIA CÓRDOBA

Ella era la voz de muchos callados por el miedo. Era el fantasma de sus muertos y asustaba con sus denuncias. Ella fue víctima y se hizo abogada de tantas otras víctimas que, como ella, sufrieron el desplazamiento desarraigo y la muerte de sus familias.
Conocí a Ana Fabricia Córdoba.
Fue asesinada ayer.
Y sé que los nombres de las personas más importantes pocos los recuerdan.

(foto: Juan Diego Restrepo E.)

2 comentarios:

  1. ¡Qué dolor de ciudad, de una Medellín imparable para la exclusión, la inseguridad, la corrupción, el favoritismo y el maquillaje que brindan obras, que como un gigantesco tapete, cubre la mugre del desasosiego!

    ResponderEliminar
  2. :( ¿Cómo parar a los violentos? ¿Nos quedará grande esa tarea siempre?

    Qué rabia. Qué desconsuelo.

    ResponderEliminar