lunes, agosto 11, 2008

(Georgia vs Rusia / Games without frontiers)

Fuegos Olímpicos

La llama en el pebetero. En el pecho la medalla. En el rostro el esfuerzo. El cansancio en el músculo. Los aros por todas partes. La competencia en el satélite. El podio en la mira. Las banderas en el asta. Los himnos al aire. La lágrima sin medalla ni podio. la gloria en El Nido. En la pista el récord. La tribuna llena en el estadio. El aplauso cerrado en el coliseo. El silencio en las justas... Y una delegación en fuga: Georgia llega y pronto se va, ya no defienden a su patria demostrando fuerza y velocidad sino que desertan de la Olimpiada para entregarse a una guerra relámpago que promete dejarlos sin país y con menos vida. Los atletas se van y cambian tenis por botas, olivos por fusiles y se declaran listos a enlistarse aunque presienten que sólo les espera la derrota en forma de bombardeo porque esta vez pierde david contra goliat. Olimpic Soldiers. Rusia sonríe como quien sabe que no habrá sanción para este doping. Qué triste es esta certeza: son prematuros todos los finales cuando empieza una guerra.

3 comentarios:

  1. ey!, "son prematuros todos los finales cuando empieza una guerra", también son obvios, aun así hay quienes siguen insistiendo por ahí. Por mí parte yo insisto por aquí, empiezo por leerte.

    ResponderEliminar
  2. Te leo y me conmueves... una y otra vez... el ejercicio de encontrarte en la palabra justa para lo que se está viviendo.
    Cuando tardas en publicar te extraño. Gracias por tu trabajo!
    vivachabela.

    ResponderEliminar
  3. ... y es más triste todavía cuando se sabe perdida de antemano.
    Extraño hablar con vos, ¿sabés?

    ResponderEliminar