viernes, febrero 20, 2009

(recuerdo)

ENORMÍSIMO CORTÁZAR

Los hay así: Gigantes. No sólo con las manos sino con las letras, con el aire escondido en el pulmón esperando una próxima bocanada de jazz.
Los hay así: Enormes. Como los dedos que se golpeaban torpe y dulcemente con el teclado de una vieja Olivetti buscando algo que nadie había perdido y que aún hoy extrañamos tanto.
Los hay así: Eternos. Como las páginas que vuelves a visitar y todavía te guardan asombros y siempre son tierra nueva y no importa cuántas veces las hayas leído logran dejarte con sed porque tienen tantas formas de leerse que siempre encontrarás párrafos con secreto.
Los hay así: Imposibles y sin embargo perfectamente reales como el fantasma de su ausencia veinticinco años después.
Los hay así: Imborrables como el eco de una voz prisionera en el grabador que trae esa erre pronunciada entre el paladar y la historia que le da un acento de todas partes y ningún lugar que le deja colgando algunas frases en la barba y que tu rescatas sin temerle a esa lúcida mirada de loco que lo gobierna.

Los hay así: Cronopios que caminan con la alegría intacta entre Famas y Esperanzas que llevan consigo el frio del peor invierno que vendrá.

Los hay así… ¿los hay? No, no los hay. Sólo hubo uno: Julio Cortázar.

11 comentarios:

  1. Justa palabra.
    Yo leo alegre.
    Quito sombrero.
    ¡Grande Don Julio!

    ResponderEliminar
  2. Genial Cortázar. Niño grande. Compañero de casi toda la vida. Hermoso homenaje, poeta.

    ResponderEliminar
  3. ey!!los hay así, como las páginas que volvemos ha visitar y aun nos guardan asombros. Como ÉL, como TÚ

    ResponderEliminar
  4. Leyendo esto pensé en los que nacieron antes de 1914, los que nunca pudieron leerlo, los que nunca pudieron imaginarse el mundo que nos deletreó, los que no alcanzan a saborearlo en español...

    Somos afortunados!

    No hay dos como él.

    ResponderEliminar
  5. Ahora que estuve en "el mejor acuario de Suramérica", según reza el avisito, me acordé mucho del hombre, que se podía quedar mirando un ajolote tanto pero tanto rato en un acuario de ¿París? que a veces terminaba convertido en uno. Y me pedí ser pez globo. Claro, lejos de los mares orientales...

    ResponderEliminar
  6. Simplemente memorable el Cronopio mayor: escribía y Dios temblaba....Un gigante enorme que sólo los niños lo empequeñecían....

    Besos Juan.

    Monique.

    ResponderEliminar
  7. Cronopios es mi libro preferido de Cortazar.

    Me encanto volver aqui.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Buen recordatorio, Juan. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Hermoso loq ue escribiste
    -lo escribiste vos?-

    Coincido TOTALMENTE, Cortázar tenía un carisma especial, no sé si será cuestión de talento, magia o una desarrollada capacidad de manifestar "cosas" confusas con sencillas palabras.

    mira, justo hoy me desperté recordándolo
    www.fotolog.com/sine_desiderio

    voy a volver a visitarte :)

    ResponderEliminar
  10. Hoy tengo en el pecho a Cortázar y preciso entro por aquí y lo veo en tu memoria, guardado como si hubieras conversado con él tantas veces como te fue necesario. Un Julio, un Cortázar, una Rayuela convertida en un eterno juego de palabras...

    Un abrazo Juan.

    ResponderEliminar