domingo, mayo 31, 2009

(5to Congreso Internacional para víctimas del terrorismo, en Medellín)

dos días a bordo de la palabra Víctima

Las víctimas estaban reunidas también para llorar al escuchar su propia historia repetida en otros nombres con otras voces y el mismo dolor. Las mujeres de aquí dicen lo que no cuenta nadie más porque el silencio se quedó a vivir entre los muertos. En sus ojos encuentras la misma mirada que guarda a la vez tristeza y valor. Las cámaras buscando la sonrisa de los príncipes de España mientras las lágrimas empañaban algo más que el corazón. Amenazados, heridos, sobrevivientes, traumados, exsecuestrados, desplazados, rotulados, parias todos del nuevo siglo aquí se han encontrado bajo la bandera de los sin bandera y muchos con la duda como certeza.

Aquí se encontraron los invisibles para ser vistos, los que están por doquier, llegaron de la Ruanda de hoy y del Chile del pasado, llegaron de tantos lugares en los que pretenden un mejor mañana, salidos de adentro de todo calendario que empieza en 11 de un mal mes y de geografías que sólo están en el mapa de las malas noticias.

Esta es la casa de las heridas abiertas.

Su cicatriz se llama memoria.

6 comentarios:

  1. tantas cosas lindas que olvidamos, pero siempre lo mas feo queda por encima del recuerdo...
    camilo

    ResponderEliminar
  2. tlazoipi5:36 p.m.

    Más allá de la catarsis de cada intrahistoria no encuentro motivo para estos congresos. Que los gobiernos indemnicen a los dolientes y que ensanchen su presente sin estancarse en el recuerdo del dolor pasado. Vayamos cerrando heridas. Siempre hay cicatrices no vengan a abrirlas de nuevo.

    ResponderEliminar
  3. Llegan con dolores, llagados en el alma y muchos con hambruna...
    Los "dueños de la casa" les miran y muchos discriminan en el dolor, en el color, con un interior de "nomeimporta"...
    Todos se olvidan cuando ellos pidieron. Pidieron refugio, comida, salud, paz y trabajo...
    Todo es una lágrima!
    Pienso que para que sirva estos congresos deberían no olvidar el debe y el haber, pero sin dolor recordar la historia.
    Cariños Juan!

    ResponderEliminar
  4. hay cicatrices que da gusto guardar... otras, que a pesar que DEBEN estar quisiéramos que no existieran.

    ResponderEliminar
  5. Las cicatrices que nos hacen lo que somos...

    besos!

    ResponderEliminar
  6. las victimas en cualquier parte del globo son iguales... buen texto...

    ResponderEliminar