martes, abril 28, 2009

(H1N1, la influencia de la influenza)

EL VIRUS DEL FIN DEL MUNDO


Estornudas miedo. No toques, no beses, no estreches la mano, no ofrezcas la otra mejilla, deja las calles desocupadas para que las habite el temor, aléjate de los aeropuertos, evita los puertos, quema los pasaportes, ponte un tapabocas y no respires más el aire empacado al vacío de los supermercados. La segunda ciudad más poblada del mundo también puede convertirse en un desierto.

Vacío el salón de clases. Vacía la parada del bus. Vacío el estadio Azteca. Vacía la biblioteca y el parque también. Vacía Plaza Constitución. Vacío el escenario sin ninguna canción. Vacío cada centímetro del metro y vacíos también los estantes de la farmacia del barrio.

La literatura como presagio. Todo lo que vió Julio Verne se llamó novela fantástica, lo que fabuló Saramago ahora se llama noticia. Algo a medio camino entre Ensayo sobre la ceguera y Las intermitencias de la muerte me cruza por la cabeza y el pecho cuando paso por las seis letras de decir: M é x i c o.

Y no hay frontera que detenga allí la paranoia que se contagia con la lectura del periódico de esta mañana y las voces de la radio de esta tarde y la imágenes de televisión esta noche. Emergencia es la orden oficial. Muertos los muertos no hay quien los llore en medio del estado de pánico general. Cambiaron cementerios por laboratorios y ese es el lugar al que van los cuerpos a descansar.

Un frío como de soledad recorre el trópico y tantos lugares más mientras la Organización Mundial de la Salud dice que el avance del virus no se puede detener ya y alguien pide a los ateos que, por dios, ayuden rezandole a la virgen de Guadalupe. Se escucha el tango de la herida mortal, que ensaya una estrofa fatal: epidemia y pandemia no son difíciles de rimar. En alguna granja porcina no falta quien tenga temor a la hora de ir a la marranera para alimentar al cerdito más tierno que había conocido hasta ayer. Hoy el reality no será el suceso del rating mundial, por un día le ha ganado la realidad.

Hoy no busco a Chavela Vargas con un bolero falaz porque en mis oídos Michael Stipe no deja de cantar: It's The End of the World as We Know It (And I Feel Fine).

18 comentarios:

  1. -¿y por qué se ve esto tan triste?
    -Son los tiempos, señor.

    Recién regreso del super, no son compras de pánico, como las que comenzaron anoche, tras ascender a nivel cuatro, de seis, en la escaleta de la OMS. Iba de monchis, esos antojos que te dan, sin saber por qué, el cuerpo te pide una tableta de chocolate.
    Llevaba tres días paladeando el tiempo suspendido, minimizando las noticias, con comentarios de los amigos que varían desde, las autoridades no están diciendo toda la verdad, o esto lo invento el PAN (partido en el gobierno) para erigirse como el salvador de la patria y engordar el resultado electoral de las elecciones intermedias de junio.
    Llamadas y correos de los que nunca te llaman, ni te escriben, para escuchar la tragedia en primera persona. Se agradece que no te hayan tachado de la lista del móvil.
    En el super, era uno de los pocos que no llevaba tapabocas, me sentí presunto imprudente propagador de virus fatales. Por los pasillos te cruzaban a velocidades supersónicas, no te miraban, apretaban la mandíbula y evitaban respirar. La cajera limpiaba con olor a cloralex la cinta que le acercaba el mandado, mientras dos cerillos (empacadores sin sueldo) acomodaron ,con una diligencia no conocida en esta latitud, las viandas en una invitación a abandonar el espacio compartido.
    En los trabajos las juntas no pueden ser de más de cuatro personas, esta mañana prohibieron come en restaurantes y puestos ambulantes, eso sí, podrás pedir un itacate (comida para llevar).
    El miedo al otro se va enroscando como queso Oaxaca y los fieles rezarán al Santo del día, la Virgen del Tepeyac puso el letrero de cerrado hasta nuevo aviso.
    Entonces escuchas Hope There´s Someone de Antony & the Johnsons

    ResponderEliminar
  2. Aunque nos hemos muerto desde siempre, nadie termina por acostumbrarse.
    Mi Madre suele rezar en medio de cada pánico: "El mundo se acaba para el que se va muriendo".

    ..."ciegos que no quieren ver" rezó San Saramago.

    ResponderEliminar
  3. Pasa, no digo que no pase... pero me pregunto si no nos mantienen uniformados por el miedo... cuando no es un atentado terrorista, es la gripe aviar, el ántrax o un tsunami, el riesgo país o la gripe porcina...
    El miedo está ahí, instalado no por una epidemia, sino por alguien que mueve hilos no tan invisibles como quisiera.

    ResponderEliminar
  4. tlazoipi/ ya mismo me pongo a escucharla. Gracias por tu mirada de protagonista te dice este testigo.

    julián/ el fin del mundo, tiene razón tu madre, sucede todos los dias.

    Liliana/ tan de acuerdo, tan de acuerdo. Y afuera de nos crece la lista de nombres muertos...

    ResponderEliminar
  5. ¡Tu que estás en los cielos ayúdanos, Supermán!

    ResponderEliminar
  6. Pala/ contigo y con Homero Simpson elevo ésta, nuestra oración.

    ResponderEliminar
  7. CHARLIE3:33 p.m.

    que le pongan música

    es una canción

    me encantó

    que la cante Drexler

    ResponderEliminar
  8. Claudia6:29 p.m.

    Pues sí, son los tiempos señor...

    Ya llevo siete días en casa, esperando, esperando... aunque no se muy bien lo que espero. Cada día el diario anuncia nuevos muertos y nuevos infectados que se extienden más allá de las fronteras, se toman nuevas medidas que nos dejan cada vez más confinados, más confundidos y menos informados.
    Muchas versiones circulan, desde "the shock doctrine" hasta las historias que cuentas los residentes de medicina en "La Raza" amigos de los amigos de otros amigos. El señor de la tienda dice que ayer se llevaron un vecino muy grave con influenza mientras los amigos más cercanos hablan del amigo enfermo que ya se está reponiendo.
    Así se pasan los días en el distrito federal, entre el tedio del confinamiento y la desazón.

    "Ohh y ahora quién podrá defendernos?"

    ResponderEliminar
  9. CLAUDIA/ qué bonito sería traer con ternura y certeza a un chapulín colorado que pueda conjurar esta cinta a lo Resident Evil y nos de un final feliz.

    Aunque en tantos hogares y lugares ya nunca será lo mismo...

    ResponderEliminar
  10. Qué curioso que las farmacéuticas hayan subido vertiginosamente sus precios en bolsa.

    Qué patético que una reportera madrileña enviada especial al D.F. exclame: "¡Hasta el Centro Español tuvo que cerrar sus puertas!" La chica pensaba que hasta aquellas sagradas puertas del club no entraba el virus... que eran inmunes los españolitos, pensaba ella...

    ResponderEliminar
  11. que buen texto... es verdad, por hoy ganó la vida real y la cosa tiende a empeorar...

    ResponderEliminar
  12. ZAS/...confirmado: los virus, en un acto de negligencia y terrorismo, afirman de ahora en adelante no respetar pasaportes...

    YACASI/ Paradoja (definición breve): a veces cuando gana la vida la que triunfa es la muerte

    ResponderEliminar
  13. Impecable espacio, me encantó tu manera de abordar los temas, la profundidad y la sensibilidad.
    Te seguiré visitando si me permites y acepta una humilde invitación arecorrer mi laberinto, .....no contagia, moviliza.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Excelente, la realidad no ha sobrepasado.
    Un gusto volver por aqui a leerte despues de tanto tiempo.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Juan, ni me parecés sensible, ni me parecés buen tipo, ni me gusta encontrarme con vos. Pero igual, cada tanto te echás unos textos deliciosos de leer. En fin, un abrazo sincero en todo caso.

    A.

    ResponderEliminar
  16. PAOLA/ gracias por la invitación.

    L/ gracias por pasar por aqui con todo y tu k.

    LITERATA/ gracias por volver y el tango del retorno

    ANDRES M/ gracias por la sinceridad. Siempre.

    ResponderEliminar
  17. Hola Juan.
    En BA. Cerramos el aeropuerto en su momento y qué? entraban por Panamá! Jeje! Que idiotas que les vi a los que diciendo llevarse por un "protocolo internacional" lograron que todos se volvieran paranóicos y meta alcohol hasta que las manos se le caen a pedazos!Pero eso sí! con una prepaga de 1.500 $ te mandaban a un hospital a hacer 5 horas de cola para recibir el Tamiflú (tiramisú le decimos amablemente) .
    Respuesta ante la necesidad de quien tiene más de 39 grados de temperatura: "Nadie tiene privilegios... en farmacias NO! al hospital...."
    Carajo! Qué será? Pandemia? Terrorismo?
    - Qué son cien o doscientos muertos si el año anterior en mi país han muerto miles de gripe estacional.???En fin... preguntas, palabras... y el tiramisú? "nohay" ... jeje
    Cariños.Chabela

    ResponderEliminar