miércoles, diciembre 12, 2012

LA CAMISETA DE MILLOS

Era pequeño, muy pequeño, cuando los tres hermanos le pedimos al niño dios camisetas de Nacional. Resultado: dos - cero: a mí, el menor, me trajo una del Unión Magdalena. Mamá dijo que era lo mismo, que también era de rayitas. Y no. No es lo mismo. Un vecino compasivo y con segunda intención me dio la suya del campeón Millonarios. Entonces fui hincha azul seis meses mientras heredé la verde, cuando le quedó chiquita a uno de los mayores. En honor a ese momento de la infancia, mezcla de trauma y agradecimiento, me sabrán disculpar los vecinos si el niño que llevo adentro me pide un helado para salir a celebrar en caso de que ganen la final los del equipo de la capital.
La camiseta del Unión, modelo 1979

1 comentario:

  1. Yo soy un indolente en cuanto al fútbol se refiere. Me gusta jugar, siempre me ha gustado. Pero, nunca me ha gustado VER jugar, nunca. Por ende, siempre que me invitan a ver un partido clásico o una final, le voy al equipo con más posibilidades de victoria. Al fin y al cabo, los que se deben preocupar de verdad por ganar o perder son sólo y únicamente los jugadores, el técnico y el grupo empresarial que financia el equipo. Yo voy pues, para así celebrar algo a son de nada, y subir el ánimo. Un saludo tocayo.

    ResponderEliminar