miércoles, febrero 20, 2008

FIDEL

Todavía caen torres
algunas tan altas como un siglo
Todavía caen torres
sin vuelos suicidas
sólo con el discreto viento del tiempo
que sopla como brisa de isla

Todavía caen torres
y ya sin levantarse
todavía dejan sombra

11 comentarios:

  1. Bellísimo lo que has escrito. Fidel apela a mis contradicciones. Por un lado lo admiro por haber cabalgado medio siglo luchando contra el dragón que todo lo puede. Resistiendo. Pero también creo que ha perdido la perspectiva de SU revolución. Ojalá veamos que esa revolución lo trascienda y se haya convertido en lo que alguna vez los que tenemos más años soñamos.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:06 a.m.

    a mi esa secuencia de muertes medio me agobia

    es como que el mundo de uno se va yendo de a poquitos

    algún dia caerá la torre garcia, cosa de la que ya hemos hablado

    y ese dia sabremos quiénes somos y cuántos quedamos

    PINK TOMATE

    ResponderEliminar
  3. La primera mentira

    Cuando estuve en un bosque encantado
    noté con asombro que una piedra me cantaba
    que una piedra me cantaba con modulaciones
    y con timbre de tenor, de tenor.

    Debajo de la piedra había un sapo invernando
    y supe que era el sapo el que cantaba
    que era el sapo el que cantaba
    y seguí buscando maravillas que saber, que saber.

    Quería una princesa convertida en un dragón
    quería el hacha de un brujo para echarla en mi zurrón
    quería un vellocino de oro para un reino
    quería que Virgilio me llevara al infierno
    quería ir hasta el cielo en un frijol sembrado
    y ya.

    De lejos vi una fuente que brillaba y corrí hacia ella
    pues tenía aguas de oro
    pues tenía aguas de oro
    era inconfundible aquel color como miel, como miel.

    El sol se reflejaba en la fuente abandonada
    y supe que era el sol el que brillaba
    que era el sol el que brillaba
    desilusionado por dos veces me alejé, me alejé.

    Quería una princesa convertida en un dragón
    quería el hacha de un brujo para echarla en mi zurrón
    quería un vellocino de oro para un reino
    quería que Virgilio me llevara al infierno
    quería ir hasta el cielo en un frijol sembrado
    y ya.

    Después de mil fracasos como estos
    me sentí muy tonto, me habían engañado
    nos habían engañado
    y me fui a buscar al primer hombre que mintió, que mintió.

    Caminé los caminos, recorrí los recorridos
    pero cuando hallé al culpable, ah!
    pero cuando hallé al culpable
    hecho un mar de lagrimas al verme me pidió, mi pidió:

    Yo quiero una princesa convertida en un dragón...
    Yo quiero el hacha de un brujo para echarla en mi zurrón
    Yo quiero vellocino de oro para un reino
    Yo quiero que Virgilio me llevara al infierno
    quería ir hasta el cielo en un frijol sembrado
    y ya.

    Silvio Rodriguez

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. La certeza de que el pueblo cubano está hecho de una fibra especial, me hase soñar con un buen tiempo por venir.
    Liliana lo dice bien... me sacude lo contradictorio.
    Si hay algo que me hace sonreir: no hubo una revuelta que sacara a fidel, no existió el escenario con el que soñó el gobierno estadounidense por décadas. Salió, exactamente, como él hubiese querido... no es poca cosa.

    ResponderEliminar
  6. sombras!, frescura para el ardiente sol... puerta de entrada a las tinieblas?

    Que difícil arte es la perspectiva!

    ResponderEliminar
  7. ey!, hacerse a un lado no esta mal,
    lo malo es no saber decir BASTA!

    ResponderEliminar
  8. Asaltaron los aviones, los barcos, los submarinos no-amarillos, el hambre, el miedo, y la duda, envenenaron los cigarros, la comida, las putas, el aire, las puntas de las flechas y los dedos de los francotiradores: finalmente le retiró la tos...

    ...entrará el diablo y pin-ma-rin de-do-pingüe...

    ...Ojalá eso nos diga algo.

    Abrazos don Juan!

    ResponderEliminar
  9. Que las torres que caen no dañen al pueblo!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Anónimo9:14 p.m.

    Fenomenología de Fidel

    Ay, Fidel, fuiste un Fauno, fantasma falaz, forjador de flagelos, forajido flagrante y furibundo fedayín. ¡Ay, Fidel!, ¡Ay, Fidel!
    Tus flaquezas flatulentas, tus furúnculos fosilizados, tu flebitis fibrosa y tu fin fatal. ¡Ay, Fidel! Fustigaste fascinerosos, finiquitaste finanzas y falseaste filantropías. ¡Ay, Fidel! Fermento funesto de fenómenos favorables. Pobre Fidel, tu fecunda folosofía fue fastuosa fechoría. Fidel, amigo Fidel, fugitivo fabuloso, figurante funcionario de fábulas futuristas. Sí, Fidel, flores fúnebres para tu famélica y fatídica fantasía.

    Andrés. (Otro)

    ResponderEliminar
  11. Espero que esa torre caiga definitivamente para dejar de hacer sombra... y dejar entrar el sol a raudales.
    Un beso, Juan

    ResponderEliminar