sábado, mayo 31, 2008

(reporte del clima)

El Invierno de Dante

Cambiamos el fuego eterno por las lluvias que no terminan y el agua que es bendición también es castigo. Inundaciones adentro y afuera de los noticieros y avalanchas nocturnas se llevan el sueño y también algunas vidas. País de los tormentos y las tormentas. Los he visto con su rostro de desheredados y pies en barro. Qué distinta es la palabra damnificado cuando conoces su nombre y su historia desde antes de las tragedias. Todo es tan frágil que mi nombre y el tuyo puede estar en la siguiente lista, lo sabes. Llueve y el río magdalena es la casa de los naufragios, llueve y el río cauca quiere llegar más rápido y fuerte al mar, llueve y el río Medellín recorre un nuevo lecho, llueve y la tierra blanda tiende a ceder ante el peso de las angustias de quienes viven justo encima y terminarán abajo. Ya se escucha, otra vez, el rugido de la palabra derrumbe. No ha dejado de llover y ante el cielo caído a pedazos y raudales estamos condenados a este invierno.

Dante tiene un nuevo círculo para esta realidad que también es divina comedia.

He visto el paisaje de invierno en un rostro: las lágrimas también son lluvia.

16 comentarios:

  1. que buenisima pluma hombre... me hizo sentir ese infierno que no he vivido y al que poca atencion le habia puesto... exelente.

    ResponderEliminar
  2. Juan:
    Más claridad? Imposible!!!
    El dolor que encuentran en el agua impetuosa los desprotegidos de siempre y alguno que otro más del otro lado.

    Dolor + Dolor , da como resultado esa imagen de Dante que describes tan bien.

    ResponderEliminar
  3. Y ahí va Uribe. Consolando a las víctimas, reforzando su imagen, prometiendo esto y aquello, y haciendo ante los micrófonos las llamadas para gestionar acciones. Y luego voces que agradecen, que creen, que bendicen. Una nube espesa confunde al cielo y al héroe.

    ResponderEliminar
  4. ey!, y al fin alcabo tal vez todo sigue siendo culpa del hombre, y seguimos con la destrucción.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3:48 p.m.

    Llueve y dead.

    Saludos Juan,
    Andrés M.

    ResponderEliminar
  6. "Qué distinta es la palabra damnificado cuando conoces su nombre y su historia desde antes de las tragedias."
    Yo quisiera hacer un comment a la altura de lo que ya comentás.
    Es realmente difícil.
    Intentaré pensar en elgo para el próximo año, para las próximas inundaciones, para los próximos muertos. Porque ya vendrán, porque nada cambiará, porque desde ya pueden ir preparando su despedida.

    ResponderEliminar
  7. YACASI/gracias por esta visita, ya lo decían por ahí "el que tenga ojos para ver, que vea" y yo, igal que vos, me canso de ser ciego.

    CHABELA/ ojalá venga conmigo esa sensibilidad que los años todos te han dado. También pasan otras aguas bajo nuestros puentes.

    PIEDAD/...y los nombres de los héroes de verdad no estarán en el periódico de mañana: los vecinos que prestan sus manos y su casa, los que dan de lo que tienen y o de lo que les sobra, los que estarán alí el próximo invierno cuando vuelvan las lluvias y las promesas incumplidas...

    ResponderEliminar
  8. D1EGO/ oiste... ¿reciclaste ayer? el que esté libre de pecado... (que yo tampoco)

    ANDRES M/ si, abre el cielo y llueve dolor, vos también lo sabés...

    PALA/ y en un sólo barrio, (san javier arriba-san cristóbal abajo) llamado El Socorro ya van 25 muertos dspués de los gritos de auxilio... algunos dejaron de asistir a un programa de tv, otros dejaron de ir al cumpleaños del hermano qe no verán más, otros simplemente dejaron la vida entera bajo el barro...

    ResponderEliminar
  9. y la tierra el agua no dejarán de moverse, están cansadas del paisaje que "con o sin" fundamentos los seres humanos hemos construido.

    ResponderEliminar
  10. Pues deje que las lagrimas arrasaran lo que encontraron a su paso leyendo esto y viendolo, gracias. Saludos

    ResponderEliminar
  11. estimada piedad usted hace que uno pierda el sentimiento cuando empieza a encontrar culpables, como si uribe le dijera a la naturaleza que arrasara con la gente, por favor objetividad, es un caso que nos conmueve a todos incluso al presidente, si no fuera presidente sentiria lo mismo, lo que usted no entiende es que el es un personaje público y que lo que sienta o exprese sale por tele, o radio, o internet, etc, y en su posicion de alto mando tiene que hacer algo.

    ResponderEliminar
  12. Llora el cielo de todo lo que ve en la tierra. Dudo mucho que deje de llorar.

    ResponderEliminar
  13. Juan: Llueve y la furia de la naturaleza se vuelve a sentir dejando muertes que nos resecan la boca, nos dejan sin saliva y nos ahogan el alma, terminando por hacernos llorar.

    Gracias por tu comentario en mi blog.
    Saludo.

    Catalina.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias por la visita y quería invitarte a un concurso que estoy organizando en mi blog donde los sentimientos pesan demasiado te espero por allá

    ResponderEliminar
  15. Excelente expresión de un estado de angustia.

    Muchos aceptan que cuando llueve el cielo llora.

    Pocos parecen darse cuenta de que las lágrimas también son lluvia. Cada lágrima es una descarga. Con la diferencia de que lágrimas no fertilizan tierras.Quisiera creer que no.

    ResponderEliminar
  16. Hoy llovía en mi ciudad, y una señora decía, "acá llueve, pero mira como allá en Colombia y en Costa Rica, que no escampa. Qué horror!!

    Yo lo único que pude hacer fue recordar este texto.

    ResponderEliminar