martes, mayo 13, 2008

(una opinión)

Cuando duerme el país

Llega la noche. Y en medio de ella, algunas madrugadas casi secretas. Hay decisiones de Estado que las toman cuando todos duermen y no hay quien escuche, ni voz que pueda protestar. Te duermes al final del mes y la primera mañana despiertas con los precios del costo de vida un poco más arriba y el bolsillo de la gasolina en llamas. Cuando duerme el rock and roll salen los demás ritmos a bailar decía Serrat. Aquí, cuando duermen todos, alguien en vigilia piensa en cambiarle a la tierra su órbita natural.

Ahora el asunto es el final de esto que llamaron “Justicia & Paz” y que no logró lo primero y lo segundo jamás. A las 2 de la madrugada la cúpula de la guerra paramilitar (14 criminales contra toda humanidad) fue extraditada con oscura luz de noche mientras las pesadillas no abandonan el sueño de víctimas y familiares de desaparecidos que se han quedado con la esperanza en espera y en puntos suspensivos ante declaraciones que, si aquí no las hicieron, desde Estados Unidos será más difícil escuchar. O, disculpen la malicia… ¿será que entre ellos alguno estaba por cantar una canción que no convenía ni silbar? No lo sé. Hoy he despertado pensando en Teresita Gaviria y en su rostro he visto a tantas madres de ausentes que, a pesar de su dolor, he conocido dispuestas a perdonar a cambio de una verdad. Una verdad que, aviones de por medio, está más lejos de lo lejos que ha estado de llegar.

Cuando duerme el país un silencio insomne sale a caminar… despiertan vacías algunas celdas mientras, en otras, anda presa una pregunta: ¿en qué estarán pensando más de 60 congresistas investigados y 31 ya apresados?

Mientras tanto, alguien desde el recuerdo de mi niñez y la televisión, encomienda en tus manos el día que ya pasó y la noche que llega.

11 comentarios:

  1. ey!, tal vez sí, se los llevan porque aquí no les funciona ni la -justicia ni la paz-, porque creen que se trata solo de perder la libertad (-"que tal vez ya tenían perdida"-), mientras tanto el rock duerme junto algunas pocas armas convertidas en guitarras, el resto sigue en guerra, con el resto de armas que no alcanzaron a ser liberadas...

    ResponderEliminar
  2. La sensación de mal sabor llega hasta el sur.
    A mí me sacude la cabeza.
    Lo más conveniente conlos incómodos es apartarlos. Sí. Yo soy malicioso de entrada. Algo estaban por cantar, y este gobierno de música no tiene la menor idea.

    ResponderEliminar
  3. LuzMaría Tobón9:30 a.m.

    El texto confirma que la poesía será el último reufigio de quienes nos aferramos al barco zozobrante porque todavía nos soñamos hábiles para tapar las hendiduras de su herrumbre.

    ResponderEliminar
  4. quiubo.

    En Colombia siempre estamos dormidos.

    Al menos la mayoría.

    Yo casi nunca decido, a mi em deciden.

    Siempre quedará el blog, o la charla de cafetería para despotricar, pero no nos movemos. Estatuitas colombianas inmóviles.

    ey, puse un cuentito en mi blog por si querés pasar sobre la husticia, la paz, la reparación y el fiambre.

    ResponderEliminar
  5. Mi estimado Juan, este país duerme todo el tiempo.

    ResponderEliminar
  6. Una nocturna y oscura jugada maestra de un líder negativo??...un trato a tres manos del oscuro y nocturno ejecutivo, sus amigos de las sombras y sus rectores del norte???
    ...igual esta Colombia seguirá oscura...nocturna...en las sombras...

    ResponderEliminar
  7. Anónimo1:35 p.m.

    Siguiendo con la malicia yo creo que el no cantar fue acordado con algunos de ellos... tal vez con los que quedaron en un mismo centro de reclusión, los que tienen el mismo abogado... el que quedó sólo se declaró culpable, se colgó la soga al cuello... el abogado de los tres que quedaron junticos se tomó su tiempo entre otras para reunir las pruebas que certifiquen que sus honorarios no vienen de dineros ilícitos... de dinero bien ganado, con ganado. Creo que hubo traición a amigos, no obstante, creo que fue conversadito, claro con los amigos... vienen elecciones en Estados Unidos y les puede salir el tiro por la culata, viene la disculpa perfecta, es que eso estaba acordado con los del turno anterior con este no o estos nos quedaron mal... puede quedar truncada la posibilidad de una condena corta en Estados Unidos... creo, creo que quiero creer eso.

    Claudia Helena.

    ResponderEliminar
  8. Juan:
    Me tomé un tiempo antes de escribirte algo con respecto a lo expuesto.
    Te explico. He pasado en mi patria, todos los dolores por los que están pasando ustedes, querido pueblo de Colombia.
    Y también sus preguntas, sus expectativas, sus temores, sus rabias, sus noches, sus ausentes, sus muertos y desaparecidos. Estos últimos, mártires del pensamiento, son los que por miles lloramos y lloraremos mientras la memoria no muera. Las madres de pañuelos blancos, las abuelas que lloran sus hij@s y buscan en medio del torbellino de la esperanza y del "amor que no muere" el otro ser que le fue arrebatado de la posibilidad criarlos, contarles de sus padres y de ser consuelo !!!
    Todo eso se mueve cuando tú escribes sobre "eso".
    Pero quiero decirte algo más. Un deseo. Que despierte Colombia a una antes de que cuentes 30.000
    en una larga lista de ausentes sin tumbas. Que despierte antes de que se regalen los niños nacidos en esas celdas inmundas!!!
    Que despierte Colombia antes de tener que preguntarse como tantos de mi pueblo: En dónde estaba yo?
    Con amor desde el Sur una viejita que te lee....

    ResponderEliminar
  9. sarcasmo:

    Sabes cual es el nuevo delito que cometian los paracos en la cárcel?: Calumnia... como se les ocurre acusar a los padres de la patria, y estaban a punto de decir algo de san Uribe!

    ResponderEliminar
  10. La lección es que todo puede ser peor. Luego de la extradicion vino la perdida de los computadores y ya llega la caza de brujas de la mano de la impunidad. No se que viene pero cada vez me da mas miedo ver el noticiero.

    ResponderEliminar
  11. No es solamente la somnolencia, es también la esquizofrenia. Preferir que castiguen por narcotráfico antés de conocer la verdad de las masacres y las vejaciones que cometierón en el país. Es un doble secuestro de la verdad, no nos dejan ni siquiera la verdad procesal de los hechos, si como menciona la aclamada verdad era tan lejana ahora mucho más.
    En cuanto a la ley de "justicia y paz" -que de por si parece una ironia- dice que bajo ella no se podrán amaparar las personas que tengan nexos con el narcotrafico, cosa bn extraña en un país donde todos los poderes y más aun los no institucionalizados se financian con drogas, es decir ellos no están bajo este régimen y yo me pregunto por el lugar que ocuparán sus crimenes de lesa humanidad, ni siquiera esta el tan necesario reconocimiento al dolor, a las victimas, el reconcer el hecho mismo . . .
    El último consuelo que tendremos es que se apruebe la ley de victimas que se tramita en este momento en el congreso.

    ResponderEliminar