viernes, octubre 13, 2006

SOMbRILLAS & PaRAGUAS

No sé qué decía ayer el reporte de los brujos que dicen en televisón: hoy va a llover. Pero el caso fue que de verdad llovió como sólo llueve en las canciones de los hombres tristes. En días que ya son noche y horas y horas de lluvia sobre Medellín recordé un texto de esos que escribes para cuando el olvido venga por vos. Siendo consecuentes con cualquier diluvio creo que ahora es buen momento para meter un poema en una botella y tirarlo a este mar. Ahí va...


A VECES SOMETIMES

A veces somos de lluvia; se nos evapora todo, hasta el corazón
Y nuestras venas no llevan sangre sino alcohol
ahogamos las penas
y no nos duele el dolor

Escribimos historia en papeles de cocina; hierve el odio
nos guisa la desazón
y está frita la razón
al fondo suena un rock & roll
mambo chiquito, cumbia y son

A veces somos de fuego; quemamos por dentro la emoción
Ya está caliente el cañón, decímelo vos, ésta es la canción
nada calienta entre los dos
un muerto es tan frío como el que disparó

Hablamos de nada cuando hablamos de amor
el que calla es que ya habló
lo que iba a decir lo dijo el temor

A veces somos de lluvia; se nos evapora todo, hasta el corazón

1 comentario:

  1. No quiero un paraguas para tus palabras que llueven.
    Que me mojen.
    Que saquen con su humedad persistente las costras que ensucian el insufrible día a día.
    !Bienvenido ese aguacero!

    ResponderEliminar