lunes, octubre 23, 2006

TENDER AND SAD

Habla por mí este pedazo que queda de juan, o de lo que sea,

da igual

creo que esto es un credo. Creo que poco creo

creo que las pantallas de los televisores estallarán todas juntas

un día

y las astillas buscarán los ojos de aquellos que viven la vida en un sofá

y perdieron la oportunidad de mirar afuera, por las ventanas

creo

creo que estoy en los últimos ocho segundos de los tres minutos

de una buena canción

y la música se esfuma

y soy humo

de un cigarro que otro encendió

Los incendios hay que apagarlos. Y pagarlos

Kubrick tenía razón; un sueño nunca es sólo un sueño

creo

creo en la ternura del desconocido que dice conocerme

creo en la tristeza de quien sé que me conoce

y me trata, en mi ausencia, como a un desconocido

creo en la sonrisa abierta del pez fuera del agua

creo en la fuga de presos

y una luna que llevo dentro

las uñas sucias, los pensamientos no tan limpios, los pies descalzos

Todo lapicero barato puede escribir las más caras palabras

Debes escribir en las primeras páginas de todo libro

una pequeña oración, lentas líneas que serán rosario con los días

de un credo que nadie rezará.

creo

...te creo

2 comentarios:

  1. Don Rodolfo dijo en una de sus épocas de lucidez: "yo creo y con eso basta".
    Enumerar las certezas es presentar las credenciales ante la vida.
    Se siente bien decir "no creo en esto" o "creo fervientemente en aquello".
    Es delicioso ejercer el derecho a autodictarnos los mandamientos.
    Es un lujo recortar a diario las certezas pero afirmar la creencia en ese reducido número de verdades personales.
    Hay, creo, que descreer cada vez en más cosas y en las pocas que nos resulten inamovibles, creer con más fuerza todos los días.
    Yo, por ejemplo y para iniciar la lista, creo inconteniblemente en el bien que nos hace dudar de todo lo que creemos.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:38 a.m.

    Yo creo y me gusta creer en palabras sinceras y de corazón, como las tuyas corazón.
    namarí

    ResponderEliminar